Está previsto que nuestros pueblos, y las zonas rurales en general, sean los destinos estrellas de las vacaciones 2020, e incluso, puede que lo sigan siendo en el futuro. Por ello, si eres una de las personas que ha optado por estos destinos, aquí van 10 consejos para ayudar con tu visita a los pueblos.

Panorámica de Ballobar y sus famosos Riglos, Bajo Cinca (Huesca)
Ballobar en Huesca-Aragón. Comarca del Bajo Cinca

10 consejos para ayudar con tu visita a los pueblos

1. Asegúrate de no ser un foco de contaminación 

Antes de tomar tu decisión de ir a una zona rural.

Algo comprensible dado que, entre otros motivos, son áreas donde apenas se ha propagado el virus. Asegúrate de no ser tú quien pone en riesgo a esos pueblos.

Las grandes ciudades han sufrido, en una proporción más elevada, la Covid-19 mientras que, en las zonas rurales, ha sido mucho más fácil aislar y controlar los contagios.

Si no tienes la certeza de no ser portador del virus, asume que puedes ser un foco de contagio, por muy saludable que te encuentres.

Conforme avancemos de fases, y dentro de esa “nueva normalidad”, seguro que se establecen medidas de precaución para evitar una indeseable propagación de la pandemia a lugares limpios de ella.

Por ello, cumple estrictamente las normas y recomendaciones decretadas en cada momento por las autoridades sanitarias.

Recuerda, que tu visita a estos lugares, no deje ningún tipo de huella. 

2. Elige bien tu alojamiento, apuesta por lo local

Una de las fuentes de riqueza económica que podemos aportar en nuestra visita a los pueblos, es el dinero que pagamos por nuestro alojamiento. Otro de los acertados consejos para ayudar con tu visita a los pueblos.

Hotel Palacio Torre de Ruesga valle de Ansón Cantabria
Estancia en valle de Anson Cantabria

Aunque existe una magnífica red de Paradores Nacionales situados en su mayoría en la España vaciada, que proporcionan una confortable estancia, a la vez que da empleo a los locales, también podemos encontrar muchas casas rurales.

En su mayoría proyectos de emprendedores que han apostado por dar una nueva vida a edificios deshabitados, transformándolos  en interesantes alojamientos turísticos.

Indagar sobre quién es su propietario, si reside en el pueblo y si hace la correspondiente factura (evitando el fraude fiscal), puede marcar la diferencia entre dejar nuestro dinero en el pueblo de destino, o en manos de de un inversor externo, que poco aporte a la economía local.

3. Acércate a la Oficina de Turismo o Ayuntamiento en su defecto

Conocer bien el entorno, sobre todo si es nuestra primera vez en esa localidad, puede facilitarnos el conocimiento de la riqueza local, patrimonio, rutas, actividades y curiosidades.

Las oficinas de turismo locales ofrecen excelentes recomendaciones e incluso, visitas guiadas. 

Si no existe, animate a charlar con la gente local. Para nuestra sorpresa,  suelen ofrecer recomendaciones, puntos de vista y propuestas interesantes que enriquecerán nuestras vacaciones o escapadas. 

No dudes en preguntar e indagar en sus costumbres. Pero ojo, ¡Que tu curiosidad no sea un estorbo en la labor y tranquilidad diaria de los habitantes!

4. Respeta a la población, sus lugares y tradiciones

Nuestro pueblos tienen cultura, tradiciones y entornos naturales que sus habitantes cuidan y disfrutan. 

Los caminos, sus parques, sus iglesias y monumentos, así como sus espacios naturales, normalmente poco frecuentados, sufren con la llegada masiva de visitantes.

A veces, los comportamientos incívicos provocan estrés,  aumento de contaminación y degradación de los espacios. 

La basura acaba al borde de los caminos, grafitis grabados en las viejas piedras de los monumentos para recordar el paso por ese lugar o los souvenirs que traemos para casa de forma inapropiada, altera el medio natural.

Limpieza espacios naturales, uno de los consejos para ayudar con tu visita a los pueblos. Ballobar (Huesca)
Recogiendo basura en Ballobar Huesca

Seguro que los bellos campos de cereales invitan a rodar por ellos o a hacer un picnic. Seguro que es apetitoso coger fruta de los árboles o flores donde las haya, pero piensa que sus jardines, sus cultivos, su entorno es, en realidad, su medio de vida. Haz que tras tu visita, todo siga igual.

El mismo respeto por los espacios, es el que debemos tener por las personas.

Aunque tu estés de vacaciones, no implica que el resto de habitantes no tenga que madrugar y hacer su vida cotidiana. 

Respeta horarios, espacios públicos y fiestas si las hubiera. Se respetuoso. 

5. Realiza tus compras en comercios locales

Otro consejo para ayudar con tu visita a los pueblos: Muchas de las tiendas de nuestras ciudades bajaron su persiana por no poder competir en precios con los centros comerciales.

Sin embargo, en los pueblos, el drama es que no abren grandes cadenas porque no resulta rentable.

Aún así, los comercios rurales también sufren de la atracción de sus vecinos por los grandes centros comerciales de localidades o ciudades próximas.  

Una forma de colaborar con la riqueza local, es llegar al pueblo sin haber hecho acopio antes en los supermercados de nuestro origen.

Aunque puede que el precio de un kilo de arroz en una tienda del pueblo sea mayor al del supermercado, ese margen en el precio es precisamente el que permite sobrevivir a ese pequeño comercio.

6. Descubre la artesanía local y lo que da riqueza al pueblo.

Ya sea por su singular producción agropecuaria, por la elaboración que realizan de los productos derivados de esta o por su especialización en algún tipo de artesanía, cada pueblo nos ofrece una riqueza propia con la que podemos colaborar.

En ocasiones serán sus carnes, el vino o su repostería. Otros, sobresaldrán por su cerámica, por como trabajan el cuero, los cestos o quién sabe qué. 

Nuestros pueblos son origen y fuente de la artesanía y de los oficios ancestrales.

Visita a los artesanos locales, otro de los consejos para ayudar con tu visita a los pueblos. Muel (Zaragoza)
Artesana ceramista en Muel Zaragoza

Quienes se dedican a ella , están en peligro de extinción por la falta de competitividad en precios con la manufactura industrial.

En nuestra mano está valorar debidamente su trabajo y el tiempo dedicado, sólo así, entenderemos los precios y merecen nuestro apoyo y respeto.

No incitamos a comprar algo innecesario o consumir por consumir, pero sí invitamos a que aprecies el producto más allá del precio.

7. Disfruta de la gastronomía local

Uno de los mayores patrimonios de nuestros pueblos es su variada gastronomía, derivada de los productos kilómetro cero.

A pesar de ello, con frecuencia muchos restaurantes de los pueblos optan por menús más adecuados a la demanda y olvidan un poco la tradición e ingredientes locales.

Solo, a través de nuestra curiosidad  y de pedir recetas tradicionales podemos descubrir nuevos sabores, texturas, productos  y experiencias. 

¡Deja lo macarrones y las pizzas para nuestro día a día! Aprovecha tu escapada o vacaciones al pueblo para comer más auténtico y original.

Deliciosas judías palentinas en Cervera de Pisuerga (Palencia)
Judias palentinas en Parador Nacional Cervera de Pisuerga

8. Interactúa con la población local

No hables con la población local solo para preguntar qué ver o dónde comer.

Dedica parte de tu estancia a conversar con los locales, solo ellos pueden aportar anécdotas desconocidas, interesantes leyendas, así como  conocimientos reales de su historia, su problemática o su visión de futuro.

Si realmente quieres conocer un lugar, debes hablar con sus gentes. Las casas, los ríos, los bosques o las montañas, son solo una parte de la identidad local. 

Si desconoces que Napoleón Bonaparte asedió el pueblo desde esos montes, o que los romanos ya apreciaban su vino, o que la falta de niños ha provocado el cierre de la escuela y la pérdida de vecinos, difícilmente podrás presumir de conocer un pueblo, tan solo de haber tomado unas cuantas fotos de él.

Rincón de Olite, La Solana, favorito de los vecinos. Párate  a una amigable charla con ellos. Otro de los consejos para ayudar con tu visita a los pueblos
Gente de pueblo charlando en Olite Navarra

9. Aporta tus conocimientos

Aprovecha esas conversaciones para aportar, si es necesario, los conocimientos necesarios para mejorar ese destino.

Quejarse de la falta de señalización en algunas zonas, del deterioro en los caminos, etc., puede ayudar a que el ayuntamiento no de por sentado que se sabe llegar con facilidad a algunos lugares, o a que no sea necesario invertir en la mejora y reparación de sus infraestructuras.

Por ejemplo, si eres instalador de placas solares, quizás puedas convencerlos de su beneficio ¡Sin intención de hacer negocio! 

Cada uno, dependiendo de su profesión o conocimientos, puede poner su granito de arena en mejorar el lugar. No dudes en hacer sugerencias, dejando a un lado la arrogancia, por supuesto.

10. Difunde las experiencias y recomendaciones del lugar

A tu regreso del pueblo, no olvides que, gracias a tu visita, ha llegado un poco de riqueza a una población rural cada vez más castigada por la globalización en algunos casos o por la especulación de sus bienes y productos en otros.

Comparte con familiares y amigos tu experiencia. El Boca oreja puede servir como reclamo para generar nuevas visitas, igual de beneficiosas que la tuya.

Pero, tampoco desveles todos sus secretos, no sea que la masificación acabe con la calma y el silencio que sentiste bajo aquella arboleda. 

Evita geo-etiquetar lugares vírgenes en tus fotos para que sigan así el día que decidas regresar.

10+1. Haz un hueco en tu maletero

Añado, un plus a la lista de consejos para ayudar con tu visita a los pueblos.

Ya sean quesos, mermeladas, aceite, vino, pan, embutidos, cerámica o cualquier otra forma de artesanía, cada pueblo tiene algo particular, merecedor de traertelo a tu casa

Qué mejor manera de contar las experiencias de tus vacaciones que compartiendo con tus amigos los productos del pueblo que te has traído. Haz una fiesta tradicional, un picnic de pueblo… 

Puebleando te anima a visitar la España Vaciada

Seguro que a ti se te ocurren otros muchos consejos para ayudar con la visita a lo los pueblos. Sé solidario, ¡no te los guardes! Comparte con nosotros tus consejos a través de tus comentarios.

Desde Puebleando, queremos invitaros por supuesto a que visitéis los pueblos de España, pero intentad hacerlo de manera responsable y respetuosa con el medio ambiente y con sus gentes.

Jabón artesanal realizado en el museo etnográfico de Mura, Pla de Bages, Barcelona
Detalles jabon artesanal en molino trip enoturismo tinas Mura DO Pla de Bages Barcelona

Esperemos que esta moda por el turismo de proximidad rural del 2020 no se tan solo eso, una moda fruto de no poder viajar más lejos, y que en los años venideros, nuestros pueblos puedan tener un futuro algo más lejano gracias a nuestras visitas y aportaciones.

¿Puebleamos?


Carmelo Caballero (Dónde vamos Eva?)

Escritor, autodidacta y polifacético, cofundador del blog de viajes Dónde Vamos Eva?. Chispa que dio origen a Puebleando.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio Web, realizar métricas analíticas, mostrar contenido multimedia y publicidad e interactuar con redes sociales.
Pinche el enlace para mayor información sobre nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies